¿Conocemos los católicos el valor de la misa?

Estas son algunas cosas que se suelen decir sobre la misa:

“Pero a mí la misa no me dice nada”: puede ser que la misa no te diga nada, la pregunta es: ¿porque la misa no te dice nada? La misa no te dice nada por falta de cultura religiosa.

Para valorar lo que hay en un museo hace falta cultura artística. El que no tiene cultura pasa de largo delante de obras de arte, porque no le dicen nada. Para apreciar una obra de arte hace falta cultura y para valorar la misa hace falta cultura religiosa y el que no tiene cultura religiosa no valora la misa .No entiende cual es el valor de la misa.

Pero en fin las joyas no pierden valor porque haya personas que no saben valorarlas. De la misma manera la misa no pierde valor porque haya personas que no la saben valorar.

“En la misa no siento nada”: es que en la misa no hay que sentir, la religión no es cuestión de sentimiento, es cuestión de valores, uno no va a misa porque sienta algo, va a misa porque la valoras, el sentimiento no es necesario.

Una madre que tiene a su hijo enfermo, se pasa la noche sentada en una silla al lado de su hijo enfermo, porque valora a su hijo, no porque sienta comodidad en la silla toda la noche, lo que ella siente es deseo de acostarse y descansar pero cómo valora a su hijo se sienta en una silla y está toda la noche al lado de su hijo enfermo, ¿Por qué? porque lo valora.

Otra vez no se trata de sentimientos, yo voy a misa porque la valoro. Es posible que yo sienta devoción, una cosa no quita a la otra, pero lo importante es que yo no voy a misa porque sienta devoción yo voy a misa porque valoro la misa.

“Yo en misa me aburro”: ¿y qué? quien ha dicho que  la misa sea una diversión. La misa no es una diversión. Cuando se trata de una diversión si me divierte voy y si no me divierte no voy. El que le gusta el futbol si le divierte va a ver un partido de futbol y si no le divierte no va. Porque el futbol es un espectáculo, una diversión.

Pero cuando se trata de una obligación, no se trata de que me divierta. El alumno va a clase no a divertirse sino a aprender. El trabajador va a su trabajo no a divertirse, va a trabajar. Y si el alumno no va a clase porque no le divierte lo suspenden o quedara libre y si el trabajador no va a trabajar porque no le divierte, no cobra.

Lo que es obligatorio no depende de la diversión, depende de la obligación, yo tengo que hacer esto porque es obligatorio.

Es posible que el alumno disfrute en clase con un buen docente pero él no va a clase a divertirse porque el profesor enseña bien, él va a clase a aprender y formarse. Es posible que el trabajador disfrute de su trabajo porque le gusta lo que hace y es deseable que así sea, pero aunque no le guste su trabajo tiene que ir a trabajar y es su obligación porque si no va a su trabajo no cobra.

Lo que es obligatorio no depende de que divierta o no divierta hay que hacer esto por obligación y no por diversión

La misa es obligación

Nosotros los católicos tenemos obligación de ir a misa, la misa es una obligación religiosa, porque somos personas humanas que creemos y reconocemos a Dios como nuestro creador y entonces tenemos la obligación de darle culto.

El adoquín no conoce a Dios, por lo tanto no tiene obligación de darle culto. El sapo o la lagartija no conocen a Dios, no tiene obligación de darle culto. Pero nosotros no somos ni adoquín, ni sapo, ni lagartija, somos personas humanas y como persona humana que conoce a Dios tiene obligación de darle culto.

Podrán decirme, pero yo rezo todas las noches, y está muy bien, pero eso es culto privado, y además del culto privado tenemos obligación de darle culto público a Dios porque eres una persona que forma parte del pueblo de Dios, perteneces a una comunidad del pueblo cristiano y el pueblo cristiano como comunidad tiene la obligación de dar culto público a Dios y el acto oficial del culto público a Dios es la Santa misa.

Este culto público que tienes que dar a Dios lo lógico es que lo hagas voluntariamente, lo cual no se trata de que te guste o no, vas voluntariamente aunque no te guste.

Yo voy al dentista voluntariamente pero no me gusta ir al dentista, pero voy voluntariamente y ¿porque voy entonces? sencillamente porque tengo que ir al dentista. Tengo una muela con carie y tengo que ir al dentista y no voy de buena gana, pero voy voluntariamente, es decir que lo que me gusta no siempre está de acuerdo con la voluntad. Yo puedo hacer voluntariamente aquello de lo que no tengo ganas.

Lo lógico es ir a misa de buena gana

Porque yo voy a dar culto a Dios, voy a misa a decirle a Dios que le amo, a sentirme hijo de mi padre Dios, a agradecer a Dios tantas cosas, a pedirle a mi padre Dios lo que necesite, por lo tanto lo lógico sería hacerlo de buena gana, que nadie tenga que forzarme o empujarme sino que yo espontáneamente voy a misa porque quiero, voy de buena gana porque voy a misa a demostrarle a Dios que le amo.

Ahora bien yo iré de buena gana si se lo que vale una misa, porque si se lo que vale una misa valorare una misa.

 

El verdadero valor de la misa

Esto decía el padre Enrique Pardo a unos jóvenes en una de sus misiones: La  misa vale tanto que si a mí me ofrecen 1 millón de dólares para que no diga misa, dejo el millón, no dejo la misa, me dan 10 millones de dólares y dejo los 10 millones y digo misa, me dan 1000 millones y aun dejo los 1000 millones y digo misa.

Imaginen el bien que podría hacer yo repartiendo 1000 millones, pero yo hago más por la humanidad diciendo una misa que repartiendo 1000 millones, porque 1000 millones aunque parezca mucho tiene un valor limitado, la misa tiene valor infinito, los 1000 millones en algún momento se acaban, el valor de la misa es infinito, no se acaba .Ese es el valor de la misa. Por eso cuando valoras la misa no te pierdes de la misa.

Dice el Padre Antonio Royo Marín: teólogo español y autor de muchos grandes libros, uno de los mayores teólogos de España:

una sola misa glorifica a Dios más que toda la gloria que le dan todos los santos del cielo incluida la Santísima virgen María durante toda la eternidad”.

Eso es lo que vale una misa. ¿Por qué el padre Antonio dice esto? porque toda la gloria que le dan todos los santos del cielo incluida la Santísima Virgen María es gloria de criatura. La Santísima Virgen, la mejor de las criaturas, la perla de la humanidad, la joya de la creación, pero criatura.

Y lo que celebramos en la santa misa es el sacrificio de Cristo en la cruz para redimir a la humanidad y este acto de Cristo muriendo en cruz por toda la humanidad es lo más grande de toda la historia de la humanidad. Este acto de Cristo muriendo en cruz para redimir a la humanidad se repite en cada misa, la misa es la actualización de la muerte de Cristo en la cruz, por eso el sacrifico de Cristo muriendo en la cruz vale más que toda la gloria que le dan todos los santos de cielo incluida la Santísima virgen María por toda la eternidad.

Entendamos bien esto: la misa no es la conmemoración del sacrificio de Cristo en la cruz, en cada misa se realiza nuevamente el sacrifico de Cristo en la cruz para redención de la humanidad.

Por eso cuando sabes lo que vale una misa, no dejas la misa por nada del mundo, te quedas sin comer, te quedas sin dormir, te quedas sin ir a la playa o te quedas sin ir al cine, pero no te quedas sin la misa porque no hay nada en el mundo que pueda compararse con ir a misa .

La pena es que muchas personas por ignorancia religiosa no saben lo que es la misa y cualquier tontería le sirve de excusa para no ir a misa

Si a Ud. le dijeran que ahora en tal lugar, si va en este momento le dan 1 millón de dólares, pero si no va ahora lo pierde, ¿qué haría? ¿Iría por el millón independientemente del clima u otras circunstancias adversas? Seguramente iría y sin embargo no va a misa, se excusa de la misa. .

Somos tan ignorantes que nos excusamos de misa por cosas triviales pero si nos dan 1 millón de dólares vamos a buscarlo a pesar de la circunstancia en que estemos.

Quiera Dios que estas palabras os sirvan para valorar la misa y de esta manera poner todo vuestro empeño en no perder nunca la santa misa, porque la santa misa es lo más grande que podéis hacer en la tierra y nada es más importante que poder ir a la santa misa.

Extraído de una reflexión del Padre Jorge Loring (sacerdote español, autor del libro para salvarte) sobre el valor de la misa.

Los preceptos de la Iglesia dicen que es obligatorio ir a misa los domingos y fiestas de guardar. Entendamos que esto es lo mínimo que define la iglesia como obligación, lo lógico seria que un verdadero cristiano concurra a misa diariamente.

Una vez conocido el valor de la misa ¿cómo no concurrir a misa diariamente? ¿Qué seria más importante que esto? Decimos que amamos a Jesús, pues bien la misa diaria es la mejor forma de demostrárselo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *