Comentarios a Mt 10, 39

Quien halla su vida, esto es, quien se complace en esta peregrinación y se arraiga en ella como si fuera la verdadera vida. Ese tal, ya habrá tenido aquí “sus bienes” como dijo Jesús al Epulón (Lucas 16, 25) y no le quedará otra vida que esperar. Véase el ejemplo de los Recabitas en Jeremías 35. Otros traducen; “quien conserva su alma”, esto es, quien pretende salvarse por su propio esfuerzo, sin recurrir al único Salvador, Jesús. Véase Lucas 14, 26 ss.; 17, 33 y notas.

admin