Comentarios a Mt 2, 2

El rey recién nacido es a los ojos de los magos un rey universal, tal como lo daban a conocer los divinos oráculos de la Biblia que se habían ido esparciendo por el mundo de entonces (cf. Jeremías 23, 5ss.; 33, 13; Isaías capítulos 11, 32, 60; Ezequiel 37, 23 ss.) Pero no se trata para ellos de un rey como los demás, observa Fillion, “sino del rey ideal, desde tiempo atrás anunciado y prometido por Dios, que había de salvar a su pueblo y a toda la humanidad”. Véase la profecía del ángel en Lucas 1, 32; la aclamación del pueblo en Marcos 11, 10; la confesión de Pilato en Juan 19, 19, etc.

admin