Comentarios a Mt 6, 6

Dios, que quiere ser adorado en espíritu y en verdad (Juan 4, 23), nos muestra, aquí, por boca de su Hijo y Enviado, que el valor de la oración estriba esencialmente en la disposición del corazón más que en las manifestaciones exteriores. Cf. 15, 8; Isaías 1, 11 y nota.

admin