Comentarios a Mt 7, 1

Se prohíbe el juicio temerario. San Agustín observa al respecto: “Juzguemos de lo que está de manifiesto, pero dejemos a Dios el juicio sobre las cosas ocultas” (Lucas 6, 37; Romanos 2, 1). Hay en este sentido una distinción fundamental entre el juicio del prójimo que nos está absolutamente prohibido, y el juicio en materia de espíritu que nos es recomendado por San Juan, San Pablo y el mismo Señor (7, 15; I Juan 4, 1; I Tesalonicenses 5, 21; Hechos 17, 11; I Corintios 2, 15).

admin