Comentarios a Mt 7, 15

Jesús, como buen Pastor (Juan 10, 1-29), nos previene aquí bondadosamente contra los lobos robadores, cuya peligrosidad estriba principalmente en que no se presentan como antirreligiosos, sino al contrario “con piel de oveja”, es decir, “con apariencia de piedad” (II Timoteo 3, 5) y disfrazados de servidores de Cristo (II Corintios 11, 12 ss.). Cf. Lucas 6, 26; 20, 45; Juan 5, 43; 7, 18; 21, 15; Hechos 20, 29; I Juan 2, 19; Romanos 15, 17 s., etc. Para ello nos habilita a fin de reconocerlos, pues sin ello no podríamos aprovechar de su advertencia. Cf. Juan 7, 17; 10, 4, 8 y 14.

admin