Comentarios a Mt 9, 11

Véase Lucas 5, 32 y nota; 15, 2 ss.; Juan 6, 37.

Lucas 5, 32

32*Yo no he venido para convidar al arrepentimiento a los justos sino a los pecadores.”

* 32. Hay aquí, junto a la manifestación del Corazón misericordioso del Redentor, que se inclina sobre los necesitados de perdón, una honda ironía para los fariseos, es decir, para los que se creen justos. Ellos no se dan por redimidos, pues no se sienten necesitados de redención. Y Jesús no los llama a ellos porque sabe que no responderán. Terrible estado de espíritu que los hará morir en su pecado (Juan 8, 21). Sobre la dialéctica de Jesús con los fariseos cf. Juan 9, 39-41. Sobre el privilegio de los que mucho deben cf. 7, 41-49.

Lucas 15, 2

2Mas los fariseos y los escribas murmuraban y decían: “Este recibe a los pecadores y come con ellos.”

Juan 6, 37

. 37*Todo lo que me da el Padre vendrá a Mí, y al que venga a Mí, no lo echaré fuera, ciertamente,

* 37. Sobre la iniciativa del Padre en la salvación, véase Romanos 10, 20; Denzinger 200. La promesa que aquí nos hace Jesús, de no rechazar a nadie, es el más precioso aliento que puede ofrecerse a todo pecador arrepentido. Cf. en 5, 40 la queja dolorosa que Él deja escapar para los que a pesar de esto desoyen su invitación. Cf. 17, 10 y nota.

admin