La Pasion de Cristo 35 – Visiones de Ana Catalina Emmerich – Primera caida – Audio y lectura

 

La Pasion de Cristo 35 – Visiones de Ana Catalina Emmerich – Primera caida – Descarga aquí

PRIMERA CAÍDA DE JESÚS BAJO EL PESO DE LA CRUZ

La calle, poco antes de su fin, torcía a la izquierda; se ensanchaba un
poco, e iniciaba una cuesta. Había por allí un acueducto subterráneo, que
venía del monte de Sión. Antes de la subida había un hoyo que, cuando
llovía, con frecuencia se llenaba de agua y lodo, por cuya razón habían
puesto una piedra grande sobre él para facilitar el paso. Cuando Jesús llegó
a este sitio, ya no podía andar. Pero, como los verdugos tiraban de él y lo
empujaban sin misericordia, se cayó a lo largo contra esta piedra, y la cruz
cayó a su lado. Los verdugos se detuvieron, llenándolo de imprecaciones y
pegándole. En vano Jesús tendía la mano para que lo ayudasen. «¡Ah! —
exclamó—, pronto se acabará todo», y rogó por sus verdugos. Mas los
fariseos gritaron: «Levantadlo, si no se nos morirá en las manos.» A ambos
lados del camino había mujeres llorando y niños asustados. Sostenido por
un socorro sobrenatural, Jesús levantó la cabeza; y aquellos hombres
atroces, en lugar de aliviar sus tormentos, le pusieron entonces la corona de
espinas. Una vez lo hubieron puesto en pie, le cargaron de nuevo la cruz
sobre los hombros y, a causa de la corona, con dolores infinitos, tuvo que
ladear la cabeza para poder acomodar sobre su hombro el peso de la cruz y
así continuó su camino, cada vez más duro.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *