La Pasion de Cristo 43 – Visiones de Ana Catalina Emmerich – Jesús crucificado – Audio y lectura

 

La Pasion de Cristo 43 – Visiones de Ana Catalina Emmerich – Jesús crucificado – Descarga aquí

JESÚS CRUCIFICADO Y REFRESCADO CON VINAGRE

Cuatro esbirros fueron a buscar a Jesús al silo donde lo habían
encerrado, lo trataron con su habitual brutalidad, llenándolo de ultrajes en
los últimos pasos que le quedaban por dar; luego lo arrastraron sobre el
montículo. Cuando las santas mujeres lo vieron, dieron dinero a un hombre
para que comprara de los verdugos el permiso de dar de beber a Jesús el
vino aromatizado de Verónica. Pero los miserables se lo negaron, y se
bebieron en cambio ellos el vino. Los esbirros llevaban consigo dos vasijas,
una con vinagre y hiel, la otra con una bebida que parecía vino mezclado
con mirra y absenta; presentaron esta última bebida al Señor, pero Jesús,
tras mojar sus labios con ella, no bebió. Había dieciocho esbirros sobre la
elevación. Los seis que habían azotado a Jesús, los cuatro que lo habían
conducido, dos que habían sostenido las cuerdas atadas a la cruz y seis que
debían crucificarlo. Eran extranjeros mercenarios pagados por judíos y
romanos. Eran hombres de poca estatura pero robustos, y sus caras feroces,
junto a sus cabellos crespos, los asemejaban más a animales que a
personas.
Esta escena era tanto más espantosa para mí en cuanto que veía por
todas partes horribles espíritus malignos bajo formas diversas; como
serpientes, sapos, etc. Veía con frecuencia sobre Jesús figuras de ángeles
llorando, también veía ángeles compasivos que consolaban a la Santísima
Virgen y a los amigos de Jesús.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *