Sermon sobre el fin del mundo – Adviento 1 – Audio y para leer – Por P. Luis Fornero

 

Isaías 2,1-5
Carta de Pablo a los Romanos 13,11-14
Evangelio según San Mateo 24,37-44

Jesús habla del fin del mundo, habla de la venida de Señor. Lo dice con bastante claridad: cuando venga el hijo del hombre, se refiere a la segunda venida de Cristo. La primera venida la navidad, la segunda venida el juicio final, esta descripto esto en el evangelio según San mateo, al final. Vendrá como juez universal y el después de la resurrección de todos los muertos juzgara a todos de acuerdo a sus obras.

Este juicio universal es a todos los hombres que hayan nacido en el mundo desde Adán, en toda la historia, hasta el último hombre. Todos compareceremos delante de Él y seremos juzgados por nuestras obras.

Aquí dice Jesucristo: cuando venga el hijo del hombre, o sea cuando se aproxime el tiempo de la venida del hijo del hombre, sucederá como en tiempos de Noé. En los días que precedieron al diluvio, la gente comía, bebía y se casaba, hasta que llego el diluvio y los arrastro a todos.

NOE Y EL ARCA

Yo me imaginaba a Noé, en esta semana cuando releía este texto, durante largos años viviendo el con su familia, sus tres hijos y su mujer en medio de un bosque, recibe el la inspiración divina de construir un arca, comienza a talar los árboles, a hacer tablones y en un momento Dios le dice las medidas, la altura, el ancho y el largo: de 300 mts de largo por 150 mts de ancho por 150 mts de alto, esto esta descripto en la sagrada escritura.

Estuvo Noé 100 años construyendo el arca. Imagínense ustedes a los vecinos, a los que habían crecido con Noé, a los que habían estado con El durante toda la vida, en un momento este hombre empieza a hacer una caja de medidas descomunales en lo seco. ¡Noé está loco, se volvió loco! Esto diría toda esta gente de Noé.

Carros y carros de brea, donde el, embetunaba con brea las partes internas y externas de las paredes de ese barco gigante, con puertas que se cerraban con esa brea, previsto ya la cantidad de brea para sellarlas cuando estas ya estén cerradas. ! Una locura! En medio de lo seco. ¡Está loco, Noé se volvió loco! ¿Cuánto hace que está construyendo esa arca? Y hace 99 años ya, se hizo viejo construyendo un arca.

Y en un momento el milagro sucede. Sucede una cosa muy extraña, sin ser llamados los animales comienzan a ingresar en esa gran caja, empiezan a ubicarse cada uno en su lugar, se puebla, se puede decir ese mini mundo.

Los niños en la catequesis han pintado un arca, han visto películas del arca de Noé. ¡Que hermoso, el arca de Noé! ¡Que divertido! hasta hay canciones.

Pero todo eso tiene a alguien detrás que fue tratado de enfermo, de loco, de insensato ¡está construyendo una caja gigante en medio de lo seco!

Y Noé decía que es un barco, es un arca que Dios me pidió que construya, y se me ocurre que le dirían: ¡pero eso es imaginación tuya, déjate de joder!

NOSOTROS SOMOS NOE EN EL MUNDO

Acaso no nos tratan a veces de locos a nosotros. ¡Usted está loco, los tiempos cambian, déjese de joder! ¿Los mandamientos? eso es locura ¿qué es eso? ¿La obediencia a Dios, a la Iglesia?

El arca es imagen de la iglesia, es lo que los santos padres han visto en ese gran barco.

Y ¿que juzgaba el mundo de Noé? Que estaba loco, que estaba fuera de la realidad, no estaba en contacto con la realidad.

Cuantas veces nos han dicho a nosotros por decir una frase de Jesús, por aconsejar la confesión, por decir vaya a misa, por juzgar las cosas como Jesús las juzgas, es decir, el que mata es un homicida, el que roba es un ladrón, o simplemente por esas cosas te van separando, te van sacando de lado, hasta en tu propia familia te dicen, este es el que va a misa. ¿Lo han escuchado? ¿Se lo han dicho a ustedes? La burla del mundo.

¿QUIEN ESTABA LOCO?

Me lo imaginaba a Noé incomprendido en un lugar social donde realmente el dio de que hablar, porque estaba construyendo un barco en medio del desierto.

Y comenzó a llover y llovió un día y dos días, no se veía a 40 o 50 centímetros de la cantidad de agua que caía, se empezó a empantanar todo al segundo día. Al tercer día empezó a subir el agua, empezaban a flotar las cosas, la gente empezaba a ir a los lugares altos, se amontonaban en los pequeños cerros. Y siguió lloviendo y así cuarenta y cuarenta noches llovió sin interrupción. Y el arca empezó a flotar. Yo me lo imagino a Noé mirando por el borde del arca escuchando los alaridos y los gritos de aquellos que le gritaban, súbenos a nosotros. Y yo pregunto ¿quién era el loco? ¿Quién es el loco?

SUCEDERA COMO EN LOS TIEMPOS DE NOE

Hay en esto un gran misterio, porque estamos al comienzo del adviento y estamos pensando en las cuestiones finales. Aquí el evangelio habla claramente en las condiciones en las cuales se dará el fin del mundo y la venida del hijo del hombre, y habla de una característica, que a mí me gustaría subrayar: “cuando venga el hijo del hombre sucederá como el tiempo de Noé, en los días que precedieron al diluvio, es decir antes del fin, la gente comía , bebía y se casaba, hasta que Noé entro en el arca”, y aquí aparece algo que a mí se me helaba la sangre cuando lo meditaba “y no sospechaban nada”.

Es decir, en los últimos tiempos, dice Jesucristo, sucederá similar, va a haber personas que van a decir estamos cerca del fin del mundo, preparen el corazón, Jesús viene a juzgar al mundo.

Y los hombres, ¿qué van a decir?: ¿Qué le pasa a este? ¿Se le salió un tornillo? ¿Porque no lo meten preso? No lo invites más al cumpleaños a este, nos arruina toda la fiesta, ¿no sucede así? ¿Les ha pasado alguna vez?

Jesucristo habla de esto, porque aquellos que empiecen a decir ¡viene Jesús, ya es próximo!, van a ser tomados de los pelos y van a ser llevados a los tribunales y llevados a las sinagogas, dice el Señor. Lo dice Jesucristo en el evangelio. Y van a ser tratados de locos y esto ya se insinúa actualmente. Hay una sociedad que nos quiere tratar de locos, algunos damos motivos pero bueno.

Pero quien va a tener razón al fin del mundo, ¿los que esperaron la segunda venida de Cristo o aquellos que dijeron la historia es interminable, es un ciclo que comienza y empieza de manera infinita?

¿Quién va a tener razón, aquellos que planificaban hacia al futuro grandes construcciones y grandes locuras o aquellos que se regocijan sobre sí mismo por inspiración divina y digan está viniendo?

¿Cuándo será eso? No se sabe, pero Dios inspirara en el corazón de cada uno, de cada creyente, que es lo que debe hacer y como lo debe hacer de acuerdo a la obediencia en la iglesia.

Y NO SOSPECHABAN NADA

“Y no sospechaban nada”, es decir no sospechaban que venía la muerte para todos, eso es lo que no sospechaban, porque lo dice aquí en el evangelio, dice “y no sospechaban nada, hasta que llego el diluvio y los arrastro a todos”.

Está muy lindo los dibujitos que les hacemos hacer a los niños en el catecismo, pero la cuestión del arca es una cuestión tremenda. Es un ámbito de castigo, yo no sé si ustedes alcanzan a notar esto.

Pónganse en la mente de Noé cuando el empezó el arca que se conformaba, sacrificio de años, las manos todas envejecidas de trabajar en esa arca, en algo que nadie creía, en algo que era totalmente contrario a lo que la gente decía, hasta se me ocurre que la mujer en algún momento le habrá dicho: Noé, ¿que estamos haciendo?.

Estén prevenidos, porque ustedes no saben que día vendrá su Señor. Y ese es el gran mensaje de hoy.

¿Y PARA QUE VIENE?

Bueno, viene para convocarnos a la gran reunión, para llamarnos y abrirnos las puertas de su coroza y lo dice el libro de Isaías: Sucederá al fin de los tiempos que la montaña de la Casa del Señor será afianzada sobre la cumbre de las montañas y se elevará por encima de las colinas. Todas las naciones afluirán hacia ella y acudirán pueblos numerosos, que dirán; ¡Vengan, subamos a la montaña del Señor, a la Casa del Dios de Jacob! Él nos instruirá en sus caminos y caminaremos por sus sendas». Porque de Sion saldrá la Ley y de Jerusalén, la palabra del Señor. El será juez entre las naciones y árbitro de pueblos numerosos. Con sus espadas forjarán arados y podaderas con sus lanzas. No levantará la espada una nación contra otra ni se adiestrarán más para la guerra.

Hermosa profecía del juicio final y del final absoluto que es vivir junto a Dios los justos y en la condenación eterna los que no han querido escuchar la palabra del Señor.

¿NUESTRO AMIGO EL MUNDO?

Quiero decir algo del mundo, nuestro gran amigo, tu gran amigo, porque mío no, aunque estamos todos contagiados por las inspiraciones, las máximas del mundo que se llaman.

El evangelio constantemente esta como agredido por el mundo y sus máximas para transformar el evangelio en una sal que no sala. Lo dice Jesucristo esto, ustedes son la sal del mundo, si la sal pierde su sabor para que sirve, no sirve sino para ser tirada y pisoteada por los hombres. Ustedes son la luz del mundo, una luz se concede para iluminar a todos, ser puesta en un candil y que ilumine a todos los que están en la casa, brille esta luz a todos los hombres. Habla de una gran diferencia aquí, la luz por un lado, la oscuridad, por otro lo insípido y sin gusto.

La sal está dada para ser como regada en la tierra, para ser dada a los hombres. La luz esta dada para ser como un solcito en cada lugar, cada uno de nosotros estamos llamados a ser pequeños Cristos en el mundo.

Pero no, resulta ahora que nos dicen que el mundo es nuestro amigo, pero ¿Cómo? ¿No leyeron al apóstol San Juan en el evangelio?: ustedes no son del mundo y el mundo los odia, si ustedes fueran del mundo, el mundo los amaría como cosa suya, ustedes no son del mundo, están en el mundo pero no son del mundo, así Jesús les habla a sus discípulos en la última cena, una larga predicación sobre lo que es el mundo.

Y ahora vienen algunos grandes predicadores con que nosotros tenemos que ser amigos del mundo.

¡Por favor no confundamos más a la gente! Está en la biblia, no hay que ir a grandes catecismos, no hay que ir a la explicación de ningún papa, está en la sagrada escritura explicada por la iglesia, ¡el mundo es nuestro enemigo!, escuchen lo que dice Jesús, el mundo me ha odiado a mí y también los odiara a ustedes.

¿QUE ES EL MUNDO?

El mundo es la conformación de todos los hombres que no aman a Dios y no tienen la esperanza puesta en el cielo, y desarrollan su actividad para este mundo.

Hay dos cosas que el mundano detesta y no quiere ni escuchar hablar de estos temas:

LA REFLEXION SOBRE LA MUERTE

Primera cosa que el mundano detesta: la reflexión sobre la muerte, la idea de la muerte la apropiación de esa realidad segura para mí, un día seguro voy a morir. El mundano está muy alejado de aceptar este planteo. No quiere pensar sobre la muerte.

¿Qué piensan ellos? Nunca voy a morir.  Pero yo les pregunto ahora ¿te volviste loco? porque mira, por más que vivas 300 años un día te vas a morir.

Se dice, ¿viste que se murió fulano? ¡Qué bárbaro! , ¡Murió la vecina de acá al lado, toda la vida he estado con ella, que cosa se murió!  ¡Acá en el barrio se están muriendo todos!, la persona no se da cuenta que tiene entre 70 y 80 años y que le va a tocar a ella casi seguro en poco tiempo.

¡Ah no, no hay que pensar eso! El que no piensa la realidad, ese es el loco, el que no piensa la realidad tal cual es, esa persona está enferma y no Noé.

El mundo rechaza la reflexión sobre la muerte o sea que si a ustedes cuando le hablan de la muerte, rechazan esto, ¿saben que es lo que tienen en el corazón? Mundo puro, no a Cristo, mundo puro tienen.

HORROR AL SUFRIMIENTO

Segundo elemento para discernir nuestro espíritu mundano es lo que se llama el horror al sufrimiento: el mundano desprecia el dolor, desprecia la cruz, desprecia el sufrimiento, no le ve riqueza, no le ve camino, es una ceguera total.

El dolor físico o espiritual se transforma para el mundano en una locura total y más vale pegarse un tiro antes de seguir sufriendo, así piensa el mundano y por eso se justifica la eutanasia y el suicidio mismo.

¿Qué es lo que juzga el mundo del sufrimiento? que hay que sacárselo de encima cuanto antes, no sirve para nada, y si afirmamos eso, que el dolor no sirve para nada, ¿saben que es lo que no sirve para nada?: Jesucristo, entonces ha sufrido y muerto sin sentido, su dolor no tiene sentido, su cruz es sin sentido y no sirve para nada porque el dolor en general no sirve para nada.

El mundano desprecia el dolor y el sufrimiento, por eso cuando en un momento se pretendió realizar una gran reforma litúrgica en la Iglesia, ¿qué fue lo que hicieron? Empezaron a sacar las cruces, ¡sacaban las cruces de los templos! y en su lugar ponían Cristos resucitados medios bailarines. Esto es el mundo metiéndose dentro de la iglesia y destruyendo la figura de amor más grande que la historia de la humanidad ha visto: Jesucristo muerto en la cruz por nosotros, su propio dolor y su propio sufrimiento puesto como una imagen en un gráfico en todos los templos, la representación de Cristo crucificado. El mundo desprecia el dolor.

LOCO Y DESMEDIDO APRECIO POR EL PLACER

Tercero el mundo aprecia de una manera loca y desmedida el placer. Lo más excelso que el hombre puede tener en el mundo es vivir de una manera placentera. Para estas dos locuras mundanas por un lado el desprecio al dolor y por otro el aprecio sin medida del placer hay un solo remedio, un loco que diga: un día morirás. Nada más, no se necesita más.

Cuando venga el Hijo del hombre, pasará como en tiempo de Noé. Antes del diluvio la gente comía y no creo que hayan comido galletita de arroz, midiéndose y diciendo ¡no, es un exceso!

La gente bebía , no creo que habrá bebido agua o jugo de naranja, beber con toda intensidad del placer mundano, comer con toda la desmedida del placer mundano, atragantarse hasta vomitar, quedar ebrio por tres días.

¿Que se hacía antes del fin del mundo? la gente comía, bebía y se casaba hasta que Noé entro en el arca, y nadie sospechaba nada, hasta que llego el diluvio y los arrastro a todos. Acá esta este mensaje que yo acabo de decirles, por un lado el desprecio del dolor y del sufrimiento por otro el aprecio sin medida de los placeres y al principio el desprecio que tiene el mundo sobre la idea y la predicación de la muerte.

¿PARA QUIE SERA TODO LO QUE HAS ACUMULADO?

Un hombre tenía muchas riquezas y no sabía qué hacer con tanta cosecha y se dijo así mismo ¿qué voy a hacer? destruiré estos graneros que son chiquitos y construiré graneros más grandes y allí pondré toda mi cosecha y le diré a mí alma: alma mía descansa, come, bebe, date buena vida, tienes riquezas para muchos años. Y Jesucristo pone en su parábola creada por El mismo, el remedio para esto, dice que a la noche escucho una voz que dijo: insensato, morirás esta noche, ¿para quién será todo lo que has acumulado?

Esta descripción que yo les hago a ustedes no es un invento mío para hacerlos sentir mal, yo también me lo digo a mi mismo. La iglesia nos invita a esperar al señor, a entusiasmarnos con su venida, hasta imaginar su rostro, pedirle con ansias, ven señor Jesús.

SOÑAR LA VENIDA DE NUESTRO SEÑO JESUCRISTO

La iglesia en adviento nos invita a soñar la venida de Cristo, como será cuando nos encontremos con él. Pensar de aquellos, por ahí, que tenemos algunas cosas que arreglar, confesarnos, pedir perdón, para eso es el adviento, por eso la iglesia pone este texto.

La Iglesia pone un texto de reflexión del final y nos advierte hagan como Noé, no hagan como el mundo, no teman ser tratados como locos en el mundo porque al final, como dice el dicho el que ríe último, ríe mejor.

Porque como dice Pedro: viene una tierra nueva y un cielo nuevo y así sucedió en época de Noé, porque las aguas bajaron y hubo una novedad, porque todo volvía a nacer, cuando nosotros lleguemos al fin habrá cielo nuevo y tierra nueva.

Dios nos conceda entonces una esperanza intensamente fuerte y nos de también la gracia de poder prepararnos para la venida del señor.

Homilia 27 noviembre 2016 – Capilla San Cayetano – Lujan – Argentina

1er domingo de adviento – Por Presbitero Luis G. Fornero

1 comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *