Cartas a un hermano sacerdote 9 – Transformación

 

Cartas a un hermano sacerdote 9 – Transformacion – Descarga aqui

TRANSFORMACIÓN

San Francisco de Asís, 4/10/1993

Querido padre Tomás:

Con frecuencia San Francisco pasaba la noche entera rezando ante el Santísimo Sacramento.

Su único deseo era la transformación de su vida en unión con Cristo.

Una noche de 1216, Cristo se le apareció mientras él rezaba ante el Santísimo en la iglesia de Santa María de los Ángeles.

Después   de   la   visión,   Francisco  exclamó:   “Los  mandaré   a   todos   al paraíso”. Estaba más convencido que nunca del poder de la oración para salvar almas.

El 14 de setiembre, un serafín con alas de fuego, tal como se describe en Isaías (6,2), bajó del cielo sobre Francisco mientras hacía oración y le imprimió la marca de los clavos y la herida de la lanza en su costado.

Todos en la región vieron el monte envuelto en una luz, como si el sol ya hubiera salido. El hermano León vio una bola de fuego descender sobre el rostro de San Francisco cuando recibió los estigmas.

Menciono esto porque el Santísimo Sacramento es el fuego del Amor divino.   Así   como   el   fuego   transforma   todo   en   fuego,   así   uno   es transformado de gloria en gloria y hecho más a la imagen y semejanza de Cristo por cada momento que pasemos en su divina presencia.

La diferencia en nuestra alma de una hora santa a otra, asombra a los santos en el cielo y a los ángeles en la tierra.

La transformación que se realiza en tu alma es mucho más real que la transformación que tuvo lugar en el cuerpo de Francisco cuando fue estigmatizado.

Por cada momento que pasas en su Presencia, no sólo tus manos y tu costado, sino todo tu ser se transforma más y más a imagen y semejanza de Cristo.

Debido a esta transformación, cada momento que pasas con Jesús en la tierra hará que tu alma sea más gloriosa y más bella en el cielo por toda la eternidad.

Por esto San Pablo exclamó: “Nosotros… reflejamos como en un espejo la gloria del Señor; nos vamos transformando a su propia imagen cada vez más gloriosos” (2 Co 3,18).

Fraternalmente tuyo en su Amor Eucarístico

1 comment

  1. Es necesario un acompañamiento espiritual, ya sea de un sacerdote, un diácono y/o de persona que de testimonio de vida en la doctrina de Cristo. Que sean nuestros guías espirituales, ya que solos no podremos.
    ¡Cristo y nosotros… quién en contra!
    Apoyados con la intercesión de nuestra Madre María, los santos visibles e invisibles, para llevar a Cristo a nuestros hermanos. De Colores!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *