Teología básica para laicos – 11. Experiencias limites

11. Experiencias limites

 

En nuestro capitulo anterior empezamos a hablar de un tema que tiene mucha relación con la filosofía, pero también con la vida de cada uno de nosotros, hablábamos de la trascendencia y la importancia del trascender y no quedarnos en la superficie sino ir más allá. Ahora queremos dar un paso más vamos a hablar sobre las experiencias límite.

Las experiencias trascendentales son aquellas que marcan, que cambian el rumbo de la vida. Son experiencias que tienen consecuencias a largo plazo y que nos cambian y transforman, no simplemente por lo que sucedió sino especialmente por el significado, por el sentido. ¿Qué significó esto para mí? ¿Qué significo para mi tal o cual experiencia que viviste?

Experiencias limites

Hay experiencias que por decirlo así nos llevan hasta el límite y las llamamos precisamente así, experiencias límites.

Decimos hasta el límite porque pueden ser por ejemplo las que nos sitúan al borde de la muerte o porque nos llevan hasta un extremo en que sentimos que vamos a enloquecer o porque el dolor, la angustia, la soledad, la tristeza se apoderan de nosotros.

También hay experiencias límite muy positiva, por ejemplo, un hombre conmovido hasta las lágrimas con el nacimiento de su hijo, la persona que recibe una sanación o una curación milagrosa. dice la Biblia que con estas curaciones la gente se quedaba como mirando visiones y en otro lugar dice en el colmo del asombro. en el colmo del asombro la gente decía todo lo hace bien refiriéndose a Jesucristo. hace hablar a los mudos, hace oír a los sordos. eran experiencias límite en el asombro en la admiración, en la alegría.

Las experiencias límite nos permiten descubrir cosas de nosotros mismos que a veces no conocíamos. La persona que pasa por ejemplo por una experiencia de un atentado y estuvo a punto de morir, pero sobrevivió diríamos milagrosamente yo le puedo asegurar que a esa persona le cambia el sentido de la vida en ese momento. La persona reflexiona y orienta su vida seguramente de una manera diferente.

Las experiencias límite nos revelan cosas de nosotros y por eso hay gente que incluso busca esas experiencias, por ejemplo ¿qué es toda esta moda de los llamados deportes extremos? La gente se agarra una cuerda elástica y se tira desde un puente a sentir lo que es caer en el vacío y se supone que la cuerda lo tiene que aguantar, pero no siempre funciona, hay gente que deja su vida buscando esas experiencias

¿Por qué tantos jóvenes buscan deportes extremos? grandes velocidades, grandes peligros, grandes caídas, mucha fuerza, mucha adrenalina ¿porque buscamos la adrenalina? porque en esos extremos hay algo que se parece a estas experiencias límite y las experiencias límite nos permiten como descubrir el hambre de infinito que tenemos.

Hay en nosotros como un hambre del infinito, ver qué hay más allá, romper el récord, romper la marca, hasta dónde se puede llegar en velocidad.

Por ejemplo, esta gente que ha concursado en producir vehículos terrestres de máxima velocidad, muchos de los vehículos no parecen autos, son una turbina de avión puesta sobre ruedas y de hecho muchos son más aviones que autos y se someten a grandes velocidades sobre ruedas ¿por qué hacen eso? porque en nosotros hay una necesidad de romper la barrera, una necesidad de romper el límite, una necesidad de ver qué hay más allá.

Hay una necesidad de trascender y en este acto, en esa búsqueda de trascendencia ¿qué estamos pretendiendo? estamos pretendiendo sentir el infinito, sentir que no hay barreras, sentir la libertad químicamente pura.

Es una necesidad humana

Las experiencias limites son experiencias humanas unos lo miran de una manera otros de otra manera. la experiencia del peligro, la experiencia de la muerte, la experiencia de la soledad.

Hace unos años hubo por ahí un alpinista que subió sólo y sin ayuda de oxígeno hasta la cima del monte Everest. Esta montaña, la más alta del mundo, ha cobrado cantidad de muertos. la estadística dice que una tercera parte de las personas que han intentado subir al Everest han muerto y este hombre se va solo y sin oxígeno. ¿Porque hacemos eso? ¿porque sometemos al organismo a este tipo de pruebas? No lo critiquemos simplemente preguntémonos ¿Por qué?

Vamos a llegar a una conclusión, necesitamos sentir el infinito, necesitamos romper las barreras, es una necesidad típicamente humana.

¿Usted ha visto sapos concursando para ver cual sapo salta más alto? Los concursos, el sentir que se rompen récords, es una necesidad humana. Los animales corren, pero corren por otro objetivo por salvar la vida o por buscar la presa o por buscar pareja. Pero correr por sentir que se rompe un límite, arrojarse de un puente agarrado solamente una cuerda para sentir el vacío, eso sólo lo hace el ser humano. las vacas no están probando a ver cuál es la vaca que corre más en los 200 metros llanos. no les interesa eso, el récord, la barrera no les interesa, no quieren ver lo qué hay más allá. En el ser humano hay una necesidad de infinito y esto lo muestran las experiencias límite

Esto es muy interesante antropológicamente hablando porque esa sed de infinito aparece por todas partes haya o no haya religión. ¿porque necesitamos del infinito haya o no haya religión? Porque esto sucede en todo tipo de países, en todo tipo de cultura. porque hay algo en el ser humano, algo que necesita rasguñar el límite, necesita sentir la frontera de la nada, de la muerte o del infinito, necesita tocar el límite, necesita palpar su propia verdad, necesita saber quién es.

Esto es lo que buscamos en las experiencias límite. necesitamos descifrarnos a nosotros mismos y para eso nos sometemos a todo tipo de cosas algunas de ellas locas y algunas de ellas fatales. necesitamos probarnos a fondo.

Pueden ser buscadas o no

Estas experiencias limites pueden ser provocadas es decir buscadas por la persona, otras en cambio simplemente llegan. nadie escoge estar en el barco que va a naufragar, nadie escoge que lo secuestren, nadie escoge la calle en que lo van a atracar y le van a poner un revólver en las costillas.

Ese tipo de experiencias malas no las buscamos, pero hay otras que si buscamos más o menos agresivas. el muchacho que quiere tirar del puente para ver que se siente está buscando esa experiencia, la persona que entrena patinaje de alta velocidad está buscando una experiencia de adrenalina y mucho más tranquilo y en otro tono la persona que va a hacer un retiro espiritual ignaciano de un mes de soledad, de silencio, de oracion también está a su manera buscando una experiencia límite, está queriendo encontrar la verdad y la realidad de su vida, todas estas son experiencias límite

Las experiencias limites cambian a las personas

Las experiencias límite cambian a las personas: les hacen valorar lo que tienen empezando por la vida misma y también el tiempo, la libertad, la familia, la amistad, el amor.

Esto vale sobre todo para las experiencias que llegan, las experiencias que se buscan como tirarse en un puente seguramente no van a producir mayor cambio porque esa persona de ahí seguramente saldrá para otro puente más alto para otra cosa más extrema.

Todas estas son cosas adquieren como un valor especial, como un sentido especial. Por ejemplo, piensa lo que significa la amistad, una cosa es tener amigos y otra cosa es estar en una excursión tres o cuatro días montaña arriba y sentir que mi amigo, el que está al otro lado de la cuerda es mi posibilidad de seguir viviendo. Digamos que la amistad adquiere un rostro distinto, adquiere con una característica diferente cuando se descubre que el amigo es mi posibilidad de seguir viviendo o que mi amigo también depende de mí.

Las experiencias límite podríamos decir que son ejercicios intensísimos de trascendencia. Desde luego si no se medita en ellos, si no se piensa en ellos pasan en vano, pero si se reflexiona sobre ellos seguramente en una experiencia límite podemos obtener mucho sentido y mucha capacidad de valoración

Estamos hechos para cosas más grandes y mejores

La grandeza de las experiencias límite es que nos llevan a trascender, nos muestran que el dinero, el poder o los placeres del cuerpo no son todo: estamos hechos para cosas más grandes y mejores.

Por ejemplo, los que están allá en la montaña, en ese momento estoy dependiendo de mi amigo que me sostiene con una cuerda y que me indica cómo puedo superar ese risco, en ese momento tener 1 millón de dólares en el bolsillo de nada sirve. lo único que me sirve es la pericia y sobre todo la amistad de ese que me esta guiando y que es mi amigo.

En el caso de un secuestrado, una experiencia espantosa. ¿que significa para un secuestrado el placer, la belleza, las joyas cuando la libertad y la vida misma están puestas en peligro? que poco importantes parecen las joyas, que tontería parecen las modas, en ese momento como que sólo adquiere verdadera relevancia la vida, la libertad, la paz.

Las experiencias límite nos obligan a descubrir estos valores profundos y nos ayudan a descubrir que los deseamos, no sólo saber que existen sino sobre todo saber que lo deseamos, que los necesitamos, que nos hacen falta, que estamos hechos para vivirlos, estamos hechos para experimentarlos y para transmitirlos.

estamos hechos para cosas más grandes y mejores el anhelo de lo justo, de lo verdadero, de lo bello, de lo sabio, de lo santo aparece fácilmente en este tipo de experiencias

La persona que sale de un accidente terrible donde estuvo entre la vida y la muerte, la persona que sobrevive a un secuestro normalmente es una persona que busca darle a su vida una orientación más profunda, una orientación más coherente, aprovecha mejor su tiempo, intenta que ese tiempo tenga un sentido más profundo.

Esto nos indica que, a través de este modo particular de trascendencia, a través de estas experiencias, descubrimos algo que teníamos pero que no sabíamos.

Descubrimos que teníamos ese amor por la vida, por la verdad, por la sinceridad, por la amistad. es que las cosas a veces para valorarlas hay que estar a punto de perderla e incluso perderlas. nos dice el refrán, nadie sabe lo que tiene sino cuando lo pierde.

Por eso en las experiencias límite cuando perdemos o cuando estamos a punto de perder nos damos cuenta de que hay en nosotros una necesidad profunda de superar la barrera, una necesidad profunda de conocer nuestra realidad, nuestra esencia, lo que somos en verdad y nos damos cuenta de que es lo que realmente importante y que es lo que no es tan importante.

En este sentido las experiencias límite pueden cambiar nuestra vida y por eso encontramos que también en el plano espiritual se buscan estas experiencias a través de eventos fuertes de evangelización, a través de congresos de sanación, a través de retiros espirituales de alguna manera se está buscando que haya una experiencia fuerte que le permita a la persona visualizar lo que vale la pena, descubrir con mayor claridad, con mayor alegría que es lo que quiere creer.

Este capítulo pertenece al ciclo de antropología teológica, estamos hablando de cómo es el ser humano, de cuál es la huella que hay en ese ser humano, esa huella que apunta hacia el infinito, que apunta hacia el absoluto, que apunta al más allá.

Hay en nosotros antes de que lo diga la religión, antes del primer sermón, antes del primer salmo, antes de la primera lectura del Evangelio, una necesidad de trascendencia, una necesidad de traspasar el límite, una necesidad de encontrarse con el infinito.

Tres afirmaciones:

1- Cuando una persona ha pasado por un momento muy fuerte en el que sintió que podía perder su vida o verla transformada completamente decimos que tuvo una experiencia límite

2- Observamos que las experiencias límite cambian a las personas: les hacen valorar lo que tienen empezando por la vida misma y también el tiempo, la libertad, la familia, la amistad, el amor.

3- La grandeza de las experiencias limites es que nos llevan a trascender. Nos muestran que el dinero, el poder o los placeres del cuerpo no son todo: estamos hechos para cosas más grandes y mejores.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *